que-es-el-crepusculo

Qué es el crepúsculo y el ocaso [diferencias]

El crepúsculo es el momento antes de que salga el Sol, o después de que se ponga, en el cual, el cielo todavía está iluminado por el Sol, aunque este ya no se vea desde nuestro punto de vista.

El crepúsculo, se produce porque la luz del Sol ilumina las capas más altas de la atmósfera y la luz se difunde en todas las direcciones. De esta forma, esa luz llega a nuestros ojos e ilumina nuestro entorno.

Qué es el crepúsculo matutino

El crepúsculo matinal, también es conocido como alba o aurora y se produce durante los instantes anteriores a la salida del Sol.

Al que se produce por la tarde lo llamamos crepúsculo vespertino.

Diferencia entre crepúsculo y ocaso

Algunas personas confunden términos y no son capaces de diferenciar correctamente entre crepúsculo y ocaso.

El ocaso es el momento exacto en el que el Sol, por el efecto de rotación de la tierra, atraviesa el plano del horizonte y deja de ser visible.

Se denomina entonces ocaso a cuando el Sol pasa de estar visible a no ser visible en el cielo.
De esta manera, una vez se produce el ocaso y el Sol desaparece, entramos en el momento crepuscular del día, donde sigue habiendo luz, pero el Sol ya se ha ido.

La luz crepuscular

luz-crepuscular

La luz crepuscular es una de las más apreciadas por los fotógrafos ya que en ocasiones genera colores muy bonitos, coloreando las nubes o creando un aura mágica en el ambiente durante unos escasos y maravillosos minutos. 

Cuánto dura el crepúsculo

Como norma general, el crepúsculo suele durar entre 20 y 30 minutos de media. Dependiendo siempre de la latitud a la que te encuentres y de la estación del año.

Lo que sí hay que tener en cuenta, es que no en todos los lugares del planeta el crepúsculo dura lo mismo.

Así como en el ecuador, el crepúsculo tiene una duración prácticamente igual a lo largo de todo el año…

En los polos sucede justo lo contrario. 

Sólo amanece y anochece una vez al año.

Esto provoca que tanto el amanecer como el anochecer se dilaten en el tiempo durante varios días, e incluso semanas.

En Antártida por ejemplo, es de día durante todo el invierno y es a finales de marzo cuando el Sol empieza a ponerse.

Hasta el 4 de Abril, se produce lo que se denomina como Crepúsculo Civil. Durante esta fase, el Sol ya no es visible en el horizonte, sin embargo, su reflejo todavía permite que haya una visibilidad bastante buena. 

A partir de aquí, llega el Crepúsculo Náutico que tiene una duración de unas dos semanas y media. En esta fase, las estrellas ya son visibles, sin embargo todavía se reconoce cierta luminosidad en el horizonte. 

Por último comienza el Crepúsculo Astronómico. Todavía no es noche cerrada, pero ya está todo muy oscuro y es casi imposible ver. 

crepusculo-civil

El crepúsculo astronómico avanzará lentamente durante otras dos semanas y media aproximadamente hasta que la Antártida, termine quedando sumida en la más absoluta oscuridad hacia mediados de mayo.  

El continente helado no volverá a ver un amanecer hasta largos y oscuros meses después, a finales de Septiembre.

La misma situación se produce en zonas próximas al Polo Norte. 

Invierno en Islandia

En Islandia, uno de los países europeos más al Norte, apenas hay 4 ó 5 horas de luz durante los meses invernales. 

A pesar de haber luz durante ese pequeño tramo diario, el Sol no llega a coger demasiada altura sobre el horizonte, lo que provoca que durante 4 horas, se pueda disfrutar de la belleza de la luz solar del amanecer y el anochecer.


atardecer-islandia

Durante las otras 20 horas del día, bueno de la noche, el cielo permanecerá oscuro en estas latitudes del planeta. 

Y a pesar de todo lo negativo que puede tener que durante prácticamente 4 meses al año predomine una noche casi absoluta, también podremos ver eventos como las auroras boreales.

Uno de los mayores espectáculos que nos brinda la naturaleza y que son provocadas por las propias partículas del Sol al chocar contra el campo magnético de la Tierra.


aurora-boreal-islandia